Frente a la crisis, periódicos apuestan por suscripciones online

Los líderes de la prensa mundial reunidos en Bangkok anuncian finalmente buenas noticias, después de varios años de declive de la venta de diarios y de los ingresos publicitarios: los lectores parecen cada vez más dispuestos a pagar por acceder a la información en línea.

6b1754a96e10b568164dfb2ef85021f6_510x280

Temas como la libertad de la prensa, la protección de periodistas, las nuevas tecnologías y las futuras tendencias serán evocados durante el congreso anual de la Asociación Mundial de Periódicos y Editores de Noticias (WAN-IFRA) que reúne hasta el miércoles a más de 1.500 editores, responsables comerciales y dirigentes de grupos de prensa.

Sin olvidar el tema de las suscripciones de pago para acceder a las versiones electrónicas de los diarios y revistas, una cuestión primordial en momentos en que la prensa sigue perdiendo a sus lectores tradicionales, al menos en los mercados más antiguos.

«La impresión general era que sería imposible cambiar la cultura de los contenidos [en línea] gratuitos […] que la gente no pagaría jamás por ello», afirma Gilles Demptos, de la Asociación Mundial de Periódicos y Editores de Noticias.

«La buena noticia es que esto está cambiando de forma drástica», añade, citando el ‘boom’ en las suscripciones de pago en línea para títulos de «alta calidad» tales como el New York Times o el Financial Times.

El mes pasado, el New York Times se convirtió en el segundo periódico más leído en Estados Unidos, con más de 1 millón de lectores. Esta cifra fue impulsada por los 325.000 nuevos lectores digitales que se suscribieron desde 2011 a la versión en línea pagada.

Por 35 dolares mensuales, los suscriptores tienen acceso ilimitado al diario en línea y a las aplicaciones para teléfonos celulares. Los lectores menos asiduos pueden consultar diez artículos por mes de forma gratuita.

Alentados por el aparente éxito de los contenidos de pago, la tendencia de las suscripciones en línea aumenta, a pesar de que muchos títulos se muestran prudentes y conservan secreto el número de este tipo de suscripciones.

En realidad, los diarios tienen pocas opciones, subraya Demptos, ya que los anunciantes se niegan a pagar las sumas que los editores piden -o necesitan- para mantener un periodismo de calidad.

Afectado por la escasez de ingresos publicitarios, el principal editor estadounidense, Gannett Company, puso en pie un sistema de suscripciones en sus 80 sitios web. Asimismo, en Hong Kong, el pago por artículo del South China Morning Post compensa el declive de de los ingresos publicitarios.

Sin embargo, esta repentina oleada de optimismo podría únicamente aplicarse a los títulos de alta calidad, según los analistas. «Hay muchos periódicos que no son muy buenos y que tratan de cobrar, creo que eso no funcionará», señala Jeff Jarvis, bloguero y comentarista de los medios de comunicación de la City University de Nueva York.

El «entusiasmo» por las suscripciones de pago impulsa al sector a «reproducir el viejo modelo económico en una nueva realidad electrónica», añade, señalando que el verdadero problema es la falta de relaciones con las comunidades en línea.

Los jóvenes internautas, amantes de las nuevas tecnologías, consultan cada vez más sitios como BuzzFeed.com o Reddit, que destacan las informaciones preferidas por los lectores.

Los periódicos deberían dar prioridad a «la construcción de una relación más fuerte con el público», insiste Jarvis, quien estima que este aspecto determina la supervivencia de un medio a largo plazo.

La situación es diferente en otras regiones del mundo. En las economías asiáticas emergentes, con poblaciones cada vez más instruidas, muchos mercados de prensa escrita están en pleno auge.

«Este sigue siendo un mercado en crecimiento, estimulado especialmente por China, India e Indonesia», asegura Pichai Chuensuksawadi, editor de Post Publishing en Tailandia.

www.lanacion.com