Boletines audibles: la nueva fuente de ingresos de “Time”.

Los medios de comunicación persiguen más ingresos ideando nuevas fórmulas para ofrecer contenidos. Sin embargo, muchas veces la solución puede estar en trasladar alguna de las características que funciona en medios tradicionales a una plataforma digital. La revista “Time”, consciente de que los usuarios móviles encajan perfectamente en el perfil del oyente de radio clásico, puso a disposición de su audiencia una versión en audio de su newsletter. Si se extendiera esta práctica, ganarían todos: los usuarios podrían seguir realizando otras tareas mientras escuchan las noticias, los anunciantes llegarían al público de forma más efectiva que a través del banner y el medio obtendría ingresos gracias a lectores-oyentes más comprometidos.

El smartphone como el transistor del siglo XXI. Éste es el concepto que han asimilado compañías de medios como “Time”, que está decidida a aumentar y retener a su audiencia móvil a través de contenidos en audio.

Desde octubre de 2014, “Time” lleva ofreciendo a sus lectores la posibilidad de escuchar su boletín diario “The Brief”. Cada día, el usuario tiene a su disposición una versión hablada de las noticias en episodios que duran de 20 a 25 minutos. Medio año después, la compañía ha revelado que el tiempo medio de escucha de esta peculiar newsletter alcanza ya los 16 minutos, 14 minutos si se trata de usuarios móviles, informa “Digiday”.

Este grado de compromiso demostrado por la audiencia viene a demostrar que los medios de comunicación “tienen que darle a la gente todas las oportunidades de consumir el contenido de cualquier manera posible”, en palabras de Aneesh Raman, vicepresidente de marketing de “Ozy.com” que también cuenta con un boletín en audio.

La empresa que está detrás de la creación de las versiones audibles de estos medios es SpokenLayer, que además se encarga de gestionar la venta de publicidad. Para los anunciantes, el audio es una manera de llegar a los usuarios móviles sin tener que preocuparse del problema de la pantalla pequeña o de ser tachados de intrusivos. Al aumentar las posibilidades de que su mensaje llegue de forma más efectiva al consumidor, el CPM también aumenta (“Slate Magazine” cobra entre 25 y 50 dólares CPMs por podcast).

Sin embargo, “Digiday” asegura que aún quedan algunas asignaturas pendientes. “Time” no ha dado a conocer el porcentaje de usuarios que escuchan los audios, previsiblemente porque no sea elevado, aunque los datos que conocemos permiten ser optimistas: en el último año ha aumentado hasta un 25% el número de oyentes de podcasts y son usuarios que permanecen cada vez más tiempo a la escucha. Otro de los peros que pone esta web especializada en publicidad es que pocos anunciantes tienen los activos creativos necesarios para hacer publicidad en audio, por lo que un medio como “The Economist” se ha visto obligado a tratar esta edición como un plus para sus suscriptores y no como vehículo publicitario. Finalmente lamentan que estos archivos no sean tan atractivos a la hora de ser compartidos en redes sociales como sí lo son los de vídeo.

Al igual que ocurre con los muros de pago o cualquier otra iniciativa, cada medio debe poner en práctica la fórmula ensayo-error hasta dar con el modelo de negocio que se adecúe a sus intereses, los de sus anunciantes y, fundamentalmente, los de su audiencia.

http://www.media-tics.com

timelogo